La crueldad se ensaña sin compasion

Nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartado, nuevamente acude a la humanidad y a la historia para dejarles en constancia los nuevos hechos de ignominia con que el Estado humilla a las victimas y luego pretende negar y negar hasta la saciedad con una crueldad ensañada sin compasión, los hechos y la realidad que vivimos diariamente es otra muy distinta al discurso oficial y a la mentira con que se quiere engañar al mostrar una región tranquila y en progreso, los hechos son:

·     El viernes 30 de septiembre de 2016, nuestra Comunidad de Paz, tuvo información de que había sido asesinado con arma de fuego un reconocido comerciante de productos agrícolas de San José, el cual vivía en Apartado, por dos sujetos motorizados y portando armas, quienes lo abordaron y sin mediar palabras le propinaron varios impactos de bala. Acompañamos a la familia en su dolor, pues quedan dos huérfanos que acaban de nacer y la madre viuda.

·     Este mismo viernes 30 de septiembre de 2016, algunos pobladores de la vereda Mulatos, abordaron a miembros de nuestra Comunidad de Paz, y exigieron que la Comunidad de Paz debía abandonar lo mas pronto posible el asentamiento Comunitario que ha construido en la Aldea de Paz, “Luis Eduardo Guerra”, argumentando que la Alcaldía de Apartado, tiene muchos proyectos para la región. Nos preocupa que detrás de los proyectos Estatales viene acompañado por la fuerte presencia paramilitar que siembra terror y zozobra en la región. Nada nuevo, pues se han construido casas y carreteras clandestinas en el corregimiento con el apoyo de los Gobiernos locales y financiados por los paramilitares.

·     El sábado 1 de octubre de 2016, varios campesinos se han quejado de la presencia militar desde hace varios días en la vereda Buenos Aires en el corregimiento de San José, junto a la escuelita de la vereda, allí, los agentes del Estado se han acantonado en los cultivos de cacao los cuales han dañado e impiden que los agricultores transiten o realicen trabajos agrícolas allí, de igual forma, en una de las viviendas los militares entraron y se llevaron productos de abarrote, sustento de la familia.

·     El lunes 3 de octubre de 2016, hacia las 9:00 horas un grupo de paramilitares hizo presencia en el sector de Cantarrana, paraje en la vereda Mulato Medio del Corregimiento de San José. Este mismo contingente paramilitar recorrió varios sitios de dicha vereda, acampándose posteriormente en la vivienda de Rubí Arteaga miembro del Consejo Interno de nuestra Comunidad de Paz en el sector de el Barro en la misma vereda, Arteaga ni su familia se encontraban en la vivienda al momento de la incursión. Al parecer este mismo contingente paramilitar es el mismo que el día sábado 24 de septiembre de 2016, hizo presencia en la vereda la Hoz, donde torturaron a tres campesinos de la vereda. La presencia paramilitar precisamente en la vivienda de una líder de la Comunidad, nos preocupa sobre todo si se tiene en cuenta las amenazas contra nuestra Comunidad de Paz por parte de este grupo armado brazo clandestino del Estado Colombiano. Dicha amenaza paramilitar bloqueo a mas de 70 miembros de nuestra Comunidad de Paz y a acompañantes internacionales, los cuales ese día se dirigían hacia San José, obligándoles a permanecer confinados hasta el día siguiente en la Aldea de Paz en Mulato Medio.

·     El martes 4 de octubre de 2016, Este contingente paramilitar que se mantuvo durante el día lunes 3 de octubre 2016 en la vereda Mulatos, hizo presencia en la vereda la Esperanza y se dirigieron hacia la vereda Playa Larga, donde tienen varias propiedades y campamentos.

·     El miércoles 5 de octubre de 2016, en horas de la mañana, a través de los medios radiales locales, las autoridades civiles y de la fuerza publica de la región, en un acto de vergüenza, se atrevieron a afirmar que estuvieron en la vereda de Rodoxali y no encontraron paramilitares y que al entrevistar a los pobladores manifestaron no haber visto a grupos armados. Nadie, absolutamente nadie, que ha recibido casas, dinero, ganado y que además viva en una zona controlada por los paramilitares se atrevería a denunciarles. No es en helicópteros o aviones que se va a encontrar con paramilitares, es caminando las veredas y recorriendo caminos por donde patrullan permanentemente.

·     El jueves 6 de octubre de 2016, la Comunidad de Paz fue informada de las amenazas que ha proferido en varias ocasiones Luis Adán Rivera, contra dos miembros de nuestra Comunidad, anunciando que algún día el va a salir de la cárcel y que cuando eso suceda va a asesinar a Gildardo Tuberquia y a Roviro López, ambos, miembros del Consejo Interno de nuestra Comunidad de Paz. Luis Adán, es un individuo que en dos ocasiones fue abordado por miembros de nuestra Comunidad para exigirles respeto a los espacios comunitarios, a lo que el se rehusó y al contrario profirió amenazas en distintas ocasiones contra la comunidad.   

·     En las ultimas semanas varios pobladores del corregimiento de San José, que han caminado entre la vereda la Esperanza y Nuevo Antioquia, han sido abordados por paramilitares quienes con lista en mano, han preguntado por el paradero de varios civiles de la región. Uno de esos casos sucedió con el señor Wber Areiza, a quien lo abordaron y preguntaron por su hermano Reinaldo Areiza, afirmando que irán por el adonde sea necesario para asesinarlo, de igual forma, los armados le manifestaron que lo conocían muy bien que sabían que el era hermano de una mujer que ellos habían asesinado en el 2005 en mulatos, que lo sabían todo, que inclusive sabían que ya el Estado había pagado a las victimas de esa masacre.  Estas afirmaciones de paramilitares muestran la cercanía y la unidad de acción de estos con agentes del Estado, los cuales protege para luego camuflarse y delinquir.

Estas nuevas acciones evidencian el accionar conjunto de la fuerza publica con los paramilitares, a ello entre otros tantos, se suma el hostigamiento de los paramilitares el pasado jueves 15 de septiembre de 2016, en el casco urbano de San José, simulacro sincronizado entre la fuerza publica y los paramilitares para generar terror a la población civil.   

Pedimos la solidaridad nacional e internacional para que todos estos hechos no queden impunes, para que el accionar de muerte contra la comunidad pare y los planes de exterminio cesen.

De nuevo agradecemos la solidaridad con nuestro caminar y reiteramos que pese a todas las acciones de muerte conque tratan de acabarnos, nos mantenemos firmes en nuestros principios de vida, solidaridad, no impunidad y de neutralidad frente a cualquier actor armado.

 

Comunidad de Paz de San José de Apartado

Octubre 6 de 2016

Constancias: