Fusiòn diabòlica imposible de esconder

Dada la intensidad de la agresión de las estructuras del Estado contra nuestra Comunidad de Paz, nos vemos obligados a denunciar ante el país y el mundo el atrevimiento ya cotidiano de esa agresión sistemática. En los últimos días han ocurrido estos hechos:

·     El miércoles 12 de octubre de 2016, la Comunidad tuvo conocimiento de que un grupo de paramilitares que venía de la vereda Arenas Bajas llegó hasta la vereda La Unión con intención de asesinar a Reinaldo Areiza, pero él no se encontraba en la vivienda al momento. En días posteriores paramilitares residentes en el poblado de Nuevo Antioquia confirmaron que habían buscado a Reinado en La Unión para asesinarlo y no lo habían encontrado.

·     El viernes 15 de octubre de 2016, la Comunidad tuvo conocimiento, a través de campesinos de la región,  quienes fueron testigos presenciales, de que se han dado varios encuentros entre militares y paramilitares en el sector conocido como La Máquina, entre las veredas de Arenas Bajas y Arenas Altas, compartiendo informaciones e instrucciones mutuas.

·     El martes 18 de octubre de 2016, hacia las 7:00 horas y por espacio de 10 horas, un contingente del ejército de aproximadamente 100 hombres  hizo presencia en las propiedades privadas de nuestra Comunidad de Paz en la vereda de Arenas Altas, particularmente en la escuela donde cocinaron sin permiso alguno, y al retirarse dejaron allí un chaleco militar, un teléfono celular y material bélico, 4 proveedores con sus respectivas municiones y tres calcetines con abundante munición para arma de largo alcance, y una camisa militar. Todo quedo registrado en videos y fotografías por parte de nuestra Comunidad de Paz. Este mismo día varios miembros de la Comunidad observaron a un grupo al parecer de militares, con características y presentación similares a paramilitares que descendía por el camino de Arenas Altas y se dirigía hacia el caserío de San José, donde hay fuerte presencia militar y policial, luego fueron vistos regresar al mismo sitio. Todo muestra que habían estado en cercanía y coordinación con el ejército.

·     Este mismo martes 18 de octubre de 2016, hacia las 7:00 horas, varios pobladores de la vereda Arenas Altas, escucharon dos disparos de arma larga procedentes de un campamento militar en dicha vereda, posteriormente campesinos de la vereda fueron abordados por dos sujetos vistiendo botas y pantalón militar a quienes preguntaron por el camino que les conducía hacia la vereda los mandarinos sector la maquina, área donde permanentemente hay presencia de contingentes paramilitares.

·     El miércoles 19 de octubre de 2016, hacia las 10:30 horas miembros de nuestra Comunidad de Paz, procedieron a retirar y enterrar el material bélico dejado por el ejército en la escuela de Arenas Altas el pasado martes 18 de octubre de 2016, pues los niños de dicha escuela manipulaban dicho material de guerra al ser dejado por los militares allí, estos hechos fueron puestos en conocimiento de organismos nacionales e internacionales.

·     El mismo miércoles 19 de octubre de 2016, hacia las 15:00 horas, un grupo de militares nuevamente ingreso al asentamiento de nuestra Comunidad de Paz en la vereda Arenas Altas, se mantuvieron por espacio de dos horas y posteriormente se retiraron del sitio al ser impedidos por miembros de la Comunidad allí.

·     El jueves 20 de octubre de 2016, hacia las 7:20 horas, una comisión humanitaria integrada por miembros de nuestra Comunidad de Paz, arribo a la vereda Arenas Altas, para conocer de primera mano la situación de orden público acaecidos en los últimos días allí. Al llegar, fueron inmediatamente abordados por las tropas militares acantonadas en dicho asentamiento comunitario, los cuales en forma airosa profirieron amenazas contra nuestros miembros de la Comunidad de Paz allí presentes, afirmando entre otras cosas, que ellos portaban fusiles y armas diseñadas solo para matar, y que las utilizarían en cualquier momento. Todas estas amenazas quedaron registradas y filmadas por la Comunidad.

·     Este mismo jueves 20 de octubre de 2016, hacia las 16:00 horas, otra comisión humanitaria integrada por miembros de nuestra Comunidad de Paz y la Defensoría del Pueblo, hizo presencia en la vereda Arenas Altas, con el fin de colocar en conocimiento de la Defensoría del Pueblo el arsenal de guerra dejado por tropas militares y hallados por niños y niñas del asentamiento Comunitario. Nuestra Comunidad de Paz, espera entregar dicho arsenal de guerra dejado por los militares, solo a alguna organización internacional que garantice la inhabilidad de dicho material bélico arma de destrucción humana.

Nuevamente nuestra Comunidad de Paz recurre a la solidaridad de comunidades y personas que en diversas partes del mundo nos han apoyado, para que se exija al Estado colombiano explicación de una persecución incesante y ensañada que ilegitima unas instituciones que dicen respetar el Derecho y construir una paz duradera.

 

Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Octubre 20 de 2016

Constancias: