cuando ya no denunciemos muertos nos arrancarán todos los demás derechos (Principios del posconflicto)

De nuevo nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó se ve en la necesidad de acudir al país y al mundo para dejar constancia de las últimas agresiones que hemos sufrido por parte de este Estado-paramilitar que cada vez revela más su talante criminal.

Derecho de Petición Nro 16 al Presidente Santos

“… No obstante tan arraigada indiferencia e indolencia que deslegitiman la letra y el espíritu de la Constitución, convirtiéndolos en fachadas ficticias, continúo dejando constancia en su despacho de los horrores vividos, que en nada reflejan un Estado de Derecho, pero que al menos la posteridad podrá juzgar a la luz de lo que se había proclamado como “ley”… ”

 

Bogotá, julio 23 de 2015

 

 

Doctor

JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN

Presidente de la República

Ciudad

 

 

-Tropas asesinas que encubren y sobornan – -Coroneles que mienten y calumnian sin medida-

No cesan las agresiones ni las calumnias y tampoco cesa nuestro progresivo asombro por la perversidad cada vez más desembozada de los agentes del Estado. Nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó se ve en la obligación de poner nuevos hechos criminales en conocimiento del país y del mundo:

Urgente: fuerza publica atropella nuestra Comunidad de Paz

´´,,, es de cínicos, acusar a tal nivel a quien ha acompañado y sufrido en carne propia el dolor de miles de victimas de la violencia en las ultimas décadas, simplemente porque ha entregado su voluntad al acompañarnos en nuestro dolor, sufrimiento, enterrando muertos fustigados de un lado y del otro, y de nuestros hermanos en la  comunidad que han caído por las balas de bestias asesinas, sometida a la miseria, marginada y sufrida por el flagelo de la violencia de los gobiernos de turno,,, ``

 

Guerra disfrazada de progreso

Hace tan solo unos dias que deciamos: Nuevamente nuestra Comunidad de Paz de San José de Apartadó deja constancia ante el país y el mundo de los hechos que afectan nuestra vida y nuestros derechos fundamentales, así como los de la población campesina de nuestro entorno, hechos silenciados o profundamente tergiversados por el discurso oficial y por los grandes medios de desinformación:

Páginas