LA PERSECUCION Y LA ARBITRARIEDAD SIGUE A UN AÑO DE LA MASACRE

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó quiere nuevamente dejar constancia de nuevas acciones de terror por parte de la fuerza pública contra la comunidad, estas acciones evidencian una persecución y exterminio contra nuestro proceso, los hechos que ponemos a la historia y a la humanidad son los siguientes:

–         El  13 de febrero a las  9 p.m. miembros del ejército allanaron ilegalmente la casa de Luz Dari Solís, detuvieron arbitrariamente a su hijo Arcelio Zapata quien es llevado a la Brigada XVII y dejado en libertad el 15  de febrero. El ejército igualmente allana sin orden judicial el 13 de febrero a las 10 p.m. la casa de Diego David en la vereda Buenos Aires, él es llevado ilegalmente de su casa a la Brigada y luego a la Fiscalía siendo dejado en libertad el 15 de febrero.  La misma noche hacia las 10 p.m. en la vereda Buenos Aires el ejército entra a la casa de Orfilia Bermúdez destruyendo sus pertenencias. El 14 de febrero hacia las 7 p.m. Ovidio Cardona y sus hermanos que trabajan con el ejército llaman a familiares de Diego David para amenazarlo de muerte.

–         El  12 de febrero a las 2 p.m. en el retén del Mangolo miembros de la policía insultan a miembros de la comunidad al negarse a las acciones ilegales de la policía como son los empadronamientos y la no identificación de los miembros de la policía en dicho reten. Los insultos y amenazas de la policía contra miembros de la comunidad  por no aceptar dichas ilegalidades se han dado el 4 de febrero a las 4 p.m. y el 6 de febrero a las 5 p.m. Dichas acciones ilegales de la fuerza pública se vienen realizando todos los días contra los miembros de la comunidad.

–         El 7 de febrero a las 3 p.m. en Arenas Altas es detenido por el ejército un campesino de esta vereda, le preguntan si es miembro de la comunidad, él responde que no, el ejército le dice: “menos mal, no se le vaya a ocurrir meterse a esa h. p. comunidad, le hemos dado duro para acabarla pero no hemos podido,  pero tarde o temprano la tenemos que exterminar, acabando con esos guerrilleros de esa comunidad consolidamos el proyecto de pacificación”. Después de ello le dijeron al campesino que era mejor que se fuera de la zona porque cada vez la cosa iba a estar peor, al terminar de decirle esto lo dejaron ir.

–         El 4 de febrero a las 3 p.m.  Ovidio Cardona (según el ejercito desmovilizado y que anda armado con ellos) le dijo en el reten del ejército en la Victoria, a dos mujeres de la Cristalina que venían de visitar a sus familiares detenidos en la cárcel, que si visitaban a sus familiares en la cárcel otra vez las asesinaban en la platanera en la salida de Mangolo, y que la amenaza era para cualquier persona que fuera a visitar a alguien en la cárcel.

Los hechos son contundentes frente al exterminio al que nos ha condenado el Estado Colombiano, no son simples amenazas, las muertes, las arbitrariedades, las detenciones injustas, evidencian la relación de sus palabras con sus hechos. Ante un año de la masacre de nuestros líderes LUIS EDUARDO GUERRA Y ALFONSO BOLIVAR junto con sus familiares, estamos mas convencidos de sus enseñanzas, no cederemos ante la injusticia, nos exterminarán como no lo anuncian pero no retrocederemos a sus injusticias, la dignidad de la vida de nuestros compañeros masacrados el 21 de febrero es una dignidad que vive con nosotros y no existe forma que no la arrebaten ni con la muerte, amenazas, exterminio o arbitrariedades. Seguimos mas firmes que nunca en nuestros principios, agradecemos el apoyo nacional e internacional a nuestro caminar. A todas esas personas que trabajan en la memoria de nuestros mártires asesinados el 21 de febrero muchas gracias, es un aporte a la búsqueda de la vida digna, y sabemos que algún día toda esa solidaridad llevará a que en nuestro país se respete a las comunidades en resistencia civil que buscan un mundo diferente y alternativo.

COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSE DE APARTADO

Febrero 17 de 2006

Ir arriba