LAS AMENAZAS Y LA PERSECUCIÓN SIGUEN ACECHANDONOS

Nuevamente tenemos que dejar constancia a la historia y a la humanidad de nuevos hechos que se vienen realizando contra la comunidad:

–         El 12 de octubre a las 4 p.m. miembros de la policía y el ejército les dijeron a dos miembros de la comunidad que: “esa comunidad guerrillera es la culpable que se esté yendo la gente de San José, y por eso la van a pagar muy caro”. Durante los últimos dos meses se han ido más de 10 familias que estaban viviendo en San José. Según ellos se han ido por diversas circunstancias. Actualmente el caserío de San José esta casi vacío, situación que se viene dando desde el 1 de abril cuando la comunidad abandonó el caserío ante la presencia de la fuerza pública dentro de la comunidad.

–         El día 4 de octubre hacia las 8 a.m. miembros del ejército acompañados por el señor William Montoya y Apolinar Guerra fueron a la casa de RUBIEL VASCO quien ya había sido detenido y amenazado por ellos y el ejército. Él no se encontraba, sólo estaba la mamá a quien le dijeron que se había salvado pero que lo tenían que fregar tarde o temprano. Después de dichas amenazas se fueron. En la tarde hacia las 5 p.m. el señor William Montoya, Apolinar Guerra y otro hombre, vestidos de civil y con arma corta, estuvieron filmando el caserío de San Josesito. Después abordaron un vehículo de servicio público e hicieron que el conductor siguiera a un camión que había transportado alimentación a la comunidad. Los hombres le decían al conductor que alcanzara al camión porque iban a matar al conductor, pero él les respondió que no tenía más velocidad. Finalmente, al no poder no alcanzarlo, se bajaron en la platanera en la entrada de Apartadó y comentaron que tenían que hablar con los paras a ver como desaparecían a ese h.p. guerrillero ya que ahora todo aquel que ayude a esa comunidad de paz es guerrillero y lo vamos a matar, así mismo comentaron que iban a ver como comenzaban de nuevo el bloqueo a esa comunidad.

Nuevamente se demuestra el accionar del paramilitarismo de la mano de la fuerza pública; los llamados reinsertados no son más que instrumentos de muerte utilizados por el Estado, se siguen incrementando las amenazas de una nueva masacre contra nuestra comunidad, la verdad de los hechos de las víctimas sigue saliendo a relucir, cuando se hablaba de total  normalidad en la zona, en la escuela y San José se muestra la verdad que ha dicho la comunidad, San José ha quedado casi sola, la escuela sólo funciona con 15 niños, después de que allí estudiaban más de 250. Se ve con claridad como sigue arrasando la fuerza pública la zona, como lo hizo con Mulatos, la Esperanza, las Nieves y Porvenir, y peor aún es que siendo ellos los victimarios nos quieren responsabilizar a nosotros las víctimas. Seguimos pidiendo la solidaridad nacional e internacional para exigirle al Estado Colombiano que cese la persecución y el aniquilamiento de nuestra comunidad, reiteramos nuestro agradecimiento al apoyo nacional e internacional, todos estos hechos nos hacen persistir en nuestros principios de neutralidad con los actores armados, solidaridad y trabajo comunitario.

Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Octubre 13 de 2005

Ir arriba