NUEVAS ARBITRARIEDADES DE LA POLICIA

Queremos dejar constancia de las acciones ilegales que se vienen cometiendo contra nuestra comunidad, tenemos la esperanza que en algún momento se ponga fin a esta persecución y esta arbitrariedad.

El 20 de julio hacia las 10:30 a.m. tres líderes de la comunidad fueron detenidos  al pasar por San José. Dos hombres de civil  les pidieron identificación a GILDARDO TUBERQUIA, JESUS EMILIO TUBERQUIA y ANIBAL DURANGO, ellos les dijeron que no le entregaban identificación a ninguna persona de civil. Enseguida salieron dos policías que les pidieron las cédulas, ellos se las pasaron a los dos policías y estos a su vez se las entregaron a   los dos hombres de civil quienes comenzaron a anotar sus nombres y datos en un cuaderno. Los tres líderes de la comunidad le reclamaron que era ilegal lo que estaban haciendo y la respuesta de los policías fue ellos hacían lo que se les daba la gana.

Dada esta acción ilegal los tres líderes tuvieron que devolverse  y se planteó esto a la comunidad, se llamó a defensoría a nivel nacional para que actuara frente a las ilegalidades de los empadronamientos y frente a dos personas de civil haciendo retenes y junto a la policía. Se le pedía a la defensoría que exigiera a la policía además de ello la identificación de estos hombres de civil y una investigación por estos hechos irregulares. Ellos dijeron que ya habían comunicado a la Brigada y a la policía la semana anterior sobre  estas irregularidades y que no entendían por qué seguían haciéndose estas acciones ilegales. La comunidad pidió presencia inmediata de procuraduría y defensoría sin embargo contestaron que por ser festivo no tendrían presencia sino hasta la próxima semana.

 La comunidad decidió mandar una delegación acompañada por PBI y FOR para exigirle al comandante de la policía la identificación de estos hombres, esto a las 3 p.m.

Cuando se llegó hasta allí estando los tres líderes, el comandante mandó traer a los policías y dijeron que era falso que hubieran civiles en el retén, que los que habían pedido los documentos eran ellos y que estaban uniformados y que nunca habían anotado nada, se les contesta como son de descarados para mentir y decir que no habían dos civiles, después de decirles esto fuertemente, la policía admite que sí habían dos civiles pero que eran de la SIJIN y que tenían distintivos, a lo que se les contesta nuevamente que están mintiendo. La policía afirma que iban por los dos hombres y sus nombres pero mientras tanto el comandante de policía respondió ante la ilegalidad del empadronamiento prohibido por la corte Constitucional diciendo que lo que decía la corte no había que cumplirlo y que se debía interpretar las partes que se necesitaran.

Miembros de la comunidad le respondieron que las sentencias de la corte constitucional eran de obligatoriedad a lo que él responde que reconoce que los empadronamientos son ilegales y que sí los están haciendo. La policía continuó dilatando el pedido de la comunidad diciendo que ya tenían los nombres que ya venían los dos hombres, luego que se habían ido, luego de esperar dos horas se decidió partir ya que era la burla total de la policía.

Como siempre los hechos hablan por si solos,  se evidencia por qué existen dos realidades distintas un estado en el papel y otro estado en la realidad, un Estado en el papel que habla del respeto de los derechos humanos, de no empadronamientos, de velar por la constitución, sin embargo la realidad es otra, para la fuerza pública no existe el Estado de derecho, indudablemente es la explicación de porque conviven con los paras y acompañan en los asesinatos y todas las   acciones de muerte y  amenazas.

Pero la arbitrariedad y el descaro no para allí, delante de las tres personas víctimas y afectadas se les niega que existían dos civiles haciendo retenes ilegales y la policía pasándole los nombres a estas personas para empadronar en un cuaderno, realmente estamos ante el imperio de la muerte, de la mentira y del descaro. Las víctimas somos humilladas sufriendo las acciones ilegales, los mismos victimarios niegan sus hechos, si así nos quieren mentir a nosotros que estamos viendo, viviendo   y siendo víctimas directas que no harán y dirán afuera a nivel nacional e internacional para engañar.

Por ello no nos extraña que la policía,  el ejército y el gobierno   estén sacando documentos diciendo que DAIRO no era un líder de la comunidad y que ni siquiera un miembro de la comunidad, que tienen pruebas de ello, que tienen  familiares que han dicho que no tenia nada que ver con la comunidad, que lo habíamos echado por ser toma trago, es la desvergüenza de un estado de unas fuerzas militares, lo mismo decían ministros y militares de Luis Eduardo y Alfonso Bolívar cuando lo asesinó el ejército el 21 de febrero de 2005, que ellos eran guerrilleros, que no eran de la comunidad, que estaban los militares  tres días de la masacre y descaradamente sacaban disque testigos. A nosotros las víctimas no nos pueden engañar sabemos quienes son los victimarios, los hemos visto hacer acciones de muerte en estos diez años, y ha sido la misma historia y   la realidad la que nos ha dado la razón.

 Es responsabilidad del estado y de la fuerza pública lo que pueda sucederle a nuestros tres líderes GILDARDO TUBERQUIA, JESUS EMILIO TUBERQUIA y ANIBAL DURANGO, sabemos que seguirán asesinándonos y con ello a nuestros líderes y después tendrán la desfachatez  y el cinismo de decir  que no somos de la comunidad, como lo hacen con DAIRO líder y miembro de nuestra comunidad asesinado por los paramilitares y en total complicidad con la policía.

 Rogamos la solidaridad nacional e internacional para que presionen al estado y éste cese la persecución y la arbitrariedad contra nuestra comunidad, nuestras esperanzas y sufrir los depositamos ante ustedes.

COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSE DE APARTADÓ

Julio 21 de 2007

Ir arriba