PARMILITARES AMENAZAN MIEMBRO DE NUESTRA COMUNIDAD

Queremos nuevamente dejar constancia de  acciones contra la comunidad y pedir solidaridad ante el grave riesgo a que está sometida la comunidad en estos momentos:

–         El día 26 de octubre a la 1 p.m., en el corregimiento de Nueva Antioquia (a dos horas de la vereda la Esperanza, vereda perteneciente a la Comunidad de Paz),   una miembro de nuestra comunidad que estaba mercando allí, fue abordada por un hombre de civil, con arma corta y radio de comunicación, le dijo que él era un paramilitar de los   se llamaban Águilas Negras y que tenían una base donde estaban controlando todo, el paramilitar le preguntó por su nombre y le dijo que ella pertenecía a la guerrilla y que por tener una hija pequeña no la asesinaban. Le dijo finalmente el paramilitar que tenía que venir a reportarse cada ocho días sino la mataban y que así iba a suceder con toda la gente, además si se llegaba a denunciar algo de eso la asesinarían. Esto sucedió en medio de la policía y el ejército que se encuentran en Nueva Antioquia quienes solo miraban lo que sucedía sin hacer absolutamente nada.

–         El día 27 de octubre  hacia las 10 a.m. tres paramilitares salieron del campamento que tienen en Nueva Antioquia a dos campesinos   de Playa Larga (vereda vecina de la Esperanza) y les dijeron que tenían que decirle a toda la gente de las veredas que salieran y dejaran la tierra, sino iban a entrar a masacrarlos.

Los hechos muestran el descaro como el actuar paramilitar   se mueve delante de la fuerza pública,  como lo hemos dicho por mas de diez años. Los riesgos de muerte, asesinato y desplazamiento son evidentes para la comunidad y campesinos de esta zona, por ello pedimos la solidaridad nacional e internacional para exigirle al estado que cese este accionar de muerte, barbarie y de complicidad con el paramilitarismo. No nos quedaremos callados ante el horror y las amenazas, sabiendo el costo que esto podrá tener, pero a los asesinos no les cederos ni un milímetro de nuestra tierra, ni nuestra dignidad, sus amenazas no nos harán callar y su dictadura del miedo no podrá detenernos en nuestros principios de solidaridad y neutralidad con los actores armados.

COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSE DE APARTADO

Octubre 29 de 2007

Ir arriba