2014

Población civil blanco de la Fuerza Publica

No vale que lo digamos en todos los tonos, la degradación del valor que tiene la vida se ha convertido en infamia para los asesinos que gozan de protección de un sistema de impunidad absoluta, garantía para persistir en destruir las vidas humanas de la población civil. Nuevamente dejamos ante la humanidad y la historia los últimos hechos de horror:

La población civil como escudos humanos

De nuevo, se reafirma la realidad de muerte y guerra que se vive en la región y que coloca en grave riesgo a la población civil, en especial a nuestra Comunidad de Paz. Las mentiras con que siempre ha actuado el Gobierno, se sigue destapando no solo por los hechos realizados por el Ejercito en la masacre del 2005, sino además de la paz y tranquilidad de la que se habla en a región, pues, las evidencias muestran la situación real contraria al discurso del Gobierno:

los laberintos de la mentira estatal en Urabá

mediáticos * judiciales* militares* administrativos* políticos

 

En su larga trayectoria de más de 17 años, nuestra Comunidad de Paz, y también el campesinado de nuestro entorno geográfico y social, ha sido víctima de mentiras descomunales y continuadas por parte de las diversas ramas del Estado y del Establecimiento.

Comandante de Brigada XVII anuncia exterminar la Comunidad de Paz

Nuevamente nuestra Comunidad de Paz, deja constancias de los nuevos hechos de horror contra nuestra Comunidad de Paz y contra la población de nuestro entorno geográfico y social. Las acciones conjuntas entre militares y paramilitares en la región continúan abiertamente.  Por mas que supliquemos al Alto Gobierno tomar medidas, se hace siego, sordo y esquizofrénico. Los hechos son:

Nuevos anuncios de aniquilamiento

Nuestra Comunidad de Paz nuevamente repudia los hechos de horror que se cometen a diario contra nuestros integrantes y contra la población de nuestro entorno geográfico y social y eleva un clamor urgente ante la comunidad nacional e internacional para que insten al gobierno nacional a poner fin a tanta barbarie que ya se prolonga por más de 17 años. Los últimos  hechos son los siguientes:

Se ensaña la brutalidad humana

Mientras en Urabá se habla de tranquilidad, desarrollo y progreso; los fusiles al asecho no dan tregua.

Nuevamente nuestra Comunidad de Paz se ve en la obligación ética y moral de colocar ante el país, el mundo y la historia  los nuevos hechos de horror para que el olvido no termine siendo cómplice de la brutalidad humana:

Nuevamente los paramilitares al asecho

Hace pocos días conmemorábamos 17 años de  memoria, de vida y de dignidad. Han sido 17 años de suplicas y clamores, constancia tras constancias puestas en conocimiento del Alto Gobierno y sus instituciones, del mismo presidente Juan Manuel Santos, pero no hemos recibido otra cosa mas que un profundo silencio espantoso y aterrador que muestra con evidencia la sordera y ceguera, estrategia de vieja data para ignorar la persecución y exterminio cantado contra nuestro proyecto de vida.

Páginas